Principal

Héctor Astudillo, hace 5 años fue electo gobernador; “Para enfrentar los grandes problemas se necesita unidad”

Por Andrés Campuzano

@andrescampuzano

Hace 5 años los ciudadanos de Guerrero votaron a favor de Héctor Astudillo Flores en la elección para gobernador (2015),  llegó al cargo más importante en la entidad con la promesa de recuperar el orden y la paz.  La violencia generado por grupos del crimen organizado que se disputan territorios, las manifestaciones sociales que incrementaron la intensidad de su protesta, particularmente por el caso de los estudiantes, unos asesinados y otros desaparecidos de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa sacudían el panorama político; edificios gubernamentales eran vandalizados e incluso el edificio del Palacio de Gobierno fue incendiado aunado de que  el movimiento estudiantil y padres de los desaparecidos advertían que no permitirían que el proceso electoral del se llevara a cabo.

Lo ocurrido en Iguala en el 2014 derivó en un retroceso en distintas aspectos para Guerrero. En una sociedad como la guerrerense, todos, exigían la restauración de un orden, de la gobernabilidad perdida, lo de Iguala evidenció el enfoque común –de los que habían gobernado- de erosionar la imparcialidad de la Ley, también, de lucrar con la pobreza de algunos ciudadanos, de permitir la galopante corrupción. Asignaturas pendientes que gobiernos emanados de la izquierda tomaron como bandera pero que en el ejercicio del poder quedaron a deber.

En ese contexto Héctor Astudillo supo conectar con el electorado y convertirse en una opción que diera solución a estas problemáticas.

Y no fue un camino fácil.

Antes, en la elección de 2005 Astudillo Flores fue candidato a la gubernatura y no consiguió el triunfo, el PRI perderá por primera ocasión el poder en un estado clave para simpatizantes de la izquierda. Recuerdo que por esos años mi padre me pidió que fuera en su representación a la sesión solemne en la Catedral de la Asunción de María en la que se entrega la Presea “Sentimientos de la Nación”, durante mi paso al acceso principal coincidí con la llegada del gobernador Zeferino Torreblanca él caminaba dando instrucciones a una de las personas que le acompañaban cuando desde el otro lado de la valla algunos gritaban su nombre, el gobernador voltea y extiende el brazo para saludar desde la distancia cuando ellos le gritan “nos equivocamos con usted”, el mandatario endurece más su semblante y se va alejando, no pasa mucho tiempo y llega Héctor Astudillo las mismas personas y con la misma intensidad de voz, sueltan: ─ “¡perdónanos Astudillo, nos equivocamos!”.

“La experiencia del 2005 podría sintetizarla como una de las más grandes experiencias  que  me ha permitido poner los pies sobre la tierra y voltear con calma hacia mi alrededor” eso me contestó durante una entrevista exclusiva Astudillo Flores para la revista 99 grados (Edición 36, 2014) que dirige don Edgar Neri.

También, me aseveró que a todos los que le habían traicionado en aquel proceso electoral y que pactaron con el entonces candidato Torreblanca, ya los había perdonado, lo hizo porque era necesario, esa experiencia le dejó en claro quiénes eran sus amigos y quiénes no conocían la lealtad.

Y es algo con lo que comulga, de ahí que sea precisa su reciente declaración -¿advertencia?- sobre la imperiosa necesidad de la “unidad” para enfrentar los grandes problemas en Guerrero. Desde que tomó protesta como gobernador no ha descansado un día, su ritmo de trabajo contrasta frente al de otros mandatarios en el país.

Ahora y en tiempos del coronavirus el gobernador Astudillo tiene un nivel de aprobación amplio. En una encuesta que realizó Mitofsky recientemente se le ubicó en el top 3 de gobernadores del PRI, en otras encuestas y sondeos los resultados son similares;  el presidente Andrés Manuel López Obrador ha celebrado que los guerrerenses tengan un buen gobernador.

Esto se explica desde el bagaje político del gobernador,  su particular forma de hacer política, sus desafíos y sus logros. Pero, por encima de todas ellas, a mi modo de ver,  la principal causa de todos los aciertos de su gobierno radica en amalgamar esfuerzos,  de incluir a todos los actores y políticos profesionales.

“Para gobernar Guerrero se necesita un hombre que tome las decisiones más audaces”, afirmó el ex gobernador Rubén Figueroa Figueroa. José Francisco Ruiz Massieu aseveró que “la política  es el quehacer paciente y generoso de atar voluntades para hacer cosas en bien del pueblo”; Florencio Salazar Adame dijo que “gobernar Guerrero es un constante desafío; la mayor responsabilidad política de quien gobierna es ser veraz”.

Se cumplen 5 años de que fuera electo gobernador Héctor Astudillo y no han sido pocos los desafíos y tampoco las crisis que le han tocado enfrentar. Diversos indicadores muestran cambios positivos y significativos en el estado.

Sin embargo, algunos legisladores y políticos ya están pensando en el próximo proceso electoral. Han comenzado a contratar publicidad para posicionarse, dan entrevistas ofreciendo soluciones fáciles a todo. Han comenzado a ofertarse como la solución, dividiendo.

“El COVID19 ha traído luto por el fallecimiento de guerrerenses y graves consecuencias económicas con pérdidas de empleo. A cinco años, ratifico lo mejor de mi corazón, de mi pensamiento y de mi palabra para y por el pueblo de Guerrero”, escribió el gobernador en su cuenta oficial de la red social Facebook.

Coincido, ¡Guerrero necesita unidad!

¿Están seguros esos profetas que son tiempos en que los ciudadanos piensan en elecciones y no en las consecuencias por la pandemia?

¿Están seguros que la indignación pública no se traducirá en votos de castigo?

Desde el momento en que Héctor Astudillo recibió la Constancia de Mayoría ya resaltaba la responsabilidad que tendría como gobernador:

─ «Lo que sigue, no solamente es un proceso profundo de reconciliación…Lo que sigue es serenidad, prudencia y empezar a construir un Guerrero en una ruta de trabajo”.

Si tienes una historia, denuncia, fotografía o información para compartir con nuestros editores, escribe a: [email protected] o al Móvil: 045-74-75-09-38-75

Queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, fotografías, audios, videos y logotipos) sin previa autorización por escrito de El Reportero una edición de Editorial Tiempos del Sur S.A. de C.V. Chilpancingo de los Bravo, Guerrero. Implementado por: Happy Web

Ir Arriba