Principal

“Del coraje, se vuelve a morir Baltazar Leyva de ver al actual PRI”; ¡Sólo 6 gobernadores han sido honestos y transparentes!: Efrén Leyva

Fotografía: Socorro León.

 

  *¿En qué momento perdimos los valores en la política?  ¿En qué momento no entendimos que el servir es servirse a la sociedad y no servirse a uno mismo?, cuestiona el ex alcalde de la capital

 

* ¡Nos perdimos! ataja, sobre la debacle de su partido, el PRI

 

Por Andrés Campuzano

[email protected]

@andrescampuzano

 

Efrén Nicolás Leyva Acevedo (Chilpancingo, 1955), político profesional, hizo declaraciones en Chilpancingo de los Bravo, sobre el desprestigio hacia la política. Efrén Leyva no se contuvo y desmenuzó los principales factores, según él, que propiciaron la debacle del PRI en la pasada elección. Recordó, también, las cualidades de Baltazar Leyva Mancilla, militar y político que gobernó Guerrero de 1945 a 1951 y que el día de 21 de septiembre se conmemora su aniversario luctuoso.

Decanta ante los asistentes las virtudes de un hombre que gobernó Guerrero: “…podríamos hablar de muchas cosas en la vida del general Baltazar R. Leyva Mancilla, pero quiero centrarme en el hombre, en el ser humano en aquel ser que tenía una gran sensibilidad y que manifestó con sus hechos a través de una serie de acciones”.

Y añade: – “Cuando él era capitán de la partida militar en Querétaro estaba concluyendo la `guerra de los cristeros`, y visitó las mazmorras por la tarde y se encontró a un joven que le llamó la atención por su buen vestir, buen hablar, buen decir y platicó con él. Se dio cuenta que era un hombre muy preparado y que estaba sentenciado a ser fusilado al amanecer. El joven le pidió al genera como último deseo le permitiera ver a su madre, lo hizo el general. Saliendo le dijo la madre al general Leyva que le perdonara la vida, que le permitiera que su hijo se fuera con ella, le rogó, se hincó, le suplicó. El joven capitán con una gran sensibilidad le dijo que esperara, se comunicó con sus superiores en México para argumentarles la posibilidad de perdonarla la vida al joven, que cancelaran la orden de fusilamiento a un joven que notaba estaba preparado y que quería a México”.

-¡Así lo hicieron! ¿Cómo los convenció? El general sacó al joven se lo entregó a la madre y les dijo “váyanse ahora mismo, he logrado que le perdonen la vida pero se tienen que ir”. Lo dejó de ver, cumplió con un sentimiento personal, con un deseo cuya sensibilidad le obligaba a dejar que un joven que tenía la vida por delante se fuera con su madre.

Pasó el tiempo. Cuando era gobernador en 1951 recibió una carta del joven; “soy aquel joven al que estaba en las mazmorras y usted permitió que mi madre entrara y me entregó con ella, hoy soy una persona de bien, soy un empresario prospero en Chihuahua y tengo a mi familia completa gracias a la oportunidad que me dio de vivir”.  Alguna vez nos enseñó la carta el general, nosotros estábamos emocionados y con lágrimas en los ojos nos decía que cuando uno obra bien en algún momento tendrá el reconocimiento de la gente que le rodea. ¡Ese era el general! Es solamente una de las anécdotas de miles que nos pudo haber contado.

Ayudaba a la gente, pues era de corazón abierto.

Sólo 6 gobernadores han sido honestos y transparentes

“Les podría contar –añade- que fue comandante de `tantas zonas militares`, que después de ser gobernador fue oficial mayor de la secretaría de Defensa o que después de ser gobernador fue senador de la república y presidente del PRI en el Estado”.

Leyva Acevedo hace el recuento de los pocos hombres que han sabido gobernar Guerrero:  “En 1968 cuando estaban buscando la nominación de quién habría de suceder al doctor Enrique Abarca Alarcón, otro buen gobernador: honesto, sano, de pueblo, como eran los gobernadores en aquella época y lo siguen siendo con Héctor Astudillo. El general Baltazar Leyva, presidente del PRI llamó al comité nacional y les dijo “por principios, por mi lealtad al partido, por mi formación de valores no puedo ser presidente del PRI para conducir el proceso, porque quien busca la gubernatura también, es una gente muy cercana a mí. Era su cuñado, el profesor Caritino Maldonado, casado con la hermana de su esposa.

-Se retiró de la presidencia del partido y asumió la dirigencia provisionalmente don Mario Trujillo, tabasqueño que tiempo después fue gobernador de su Estado. Ese era el general Leyva, un hombre con principios, con valores”.

Y con pasmosa frialdad, Heriberto Huicochea -presidente del comité estatal del PRI que cayó parado en el Congreso local-, escucha, digiere los cuestionamientos que lanza Leyva: – ¿En qué momento perdimos los valores en la política?  ¿En qué momento no entendimos que el servir es servirse a la sociedad y no servirse a uno mismo? ¿En qué momento entendieron presidentes municipales, gobernantes que iban a ver cómo resolvían su problema financiero para su futuro y no servirle a la gente?

-¡Nos perdimos! –Fustiga- Recuerdo gobernadores honestos, transparentes desde el doctor Abarca, desde Caritino Maldonado, Alejandro Cervantes, José Francisco Ruiz Massieu, pero, hasta ahí se perdieron y empezamos con problemas. Hoy llega Héctor Astudillo un joven que ha tenido la formación de valores y entendemos que esos valores de Astudillo van a rescatar un poco la política. Teníamos ya un rezago de descrédito en la política en el PRI teníamos la nominación de candidatos que hacían un gran esfuerzo y un gran mérito desde abajo, con talacha como decíamos en aquella época.

-“Empezamos a improvisar. Empezamos a meter que al primo, al sobrino, al amigo, al compadre y ante la improvisación obviamente la gente se fue hartando. ¿Qué nos extrañan los resultados del proceso electoral del primero de julio? Les diría: ¡si el general viviera, se volvería a morir de coraje de ver nada más lo que nos ha pasado en el partido! ¿Dónde estamos, dónde nos extraviamos, qué nos pasó?

Los valores como profilaxis en la política

No es reinventar la política, para el ex cónsul en Albuquerque, Nuevo México consideró que son la ausencia de valores y lealtad lo que ha desprestigiado a la política: – Hoy, los valores debemos reconocerlos, yo vengo a reconocer al general Leyva en esos valores que nos inculcó. Quiénes estuvimos cerca de él, nos inculcó esos valores”, fue incisivo.

Continuó: –“Cuando quise ser alcalde lo fui a ver, era muy joven y le dije que no quería que me promoviera ante nadie; quiero que me ayudes ante la familia y hagamos un gran movimiento familiar para que pueda ser alcalde y me dijo: ` lo primero que tienes que entender si estás preparado para serlo, si tienes transparencia, valores, la honestidad, la lealtad. Principios básicos inquebrantables, no nada más en la política sino en el ser humano`, le dije que estaba de acuerdo en respetar lo que llevo cargando, un apellido que no podía manchar.

-Y fui alcalde por casi 4 años. Traté de hacer lo mejor, anduve siempre abajo, corriendo a todos lados. Me iluminaban esos valores que conocí, de hombres preparados que hicieron una gran carrera política y que llegaron a ser gobernadores del Estado. Recuerdo al doctor Abarca salíamos de niños a montar caballos con él. Me acuerdo de Cari –Caritino- que pasaba caminando y se daba grasa en el zócalo saludando a todo mundo. Me acuerdo del licenciado Cervantes, caminaba en las zonas de Chilpancingo o de José Francisco que también andaba en las verbenas en Chilpancingo, nos paseábamos con él…

-¿Qué pasó después? –Cuestiona y con la respuesta en los labios, no la contiene- Empezamos a tener desvíos, escándalos de robos, cómo no íbamos a tener los resultados que tuvimos el primero de julio. No nos engañemos, hoy nos toca reconstruir, nuestros valores no sé si sea suficiente para reconstruir este partido, no sé si sea suficiente para reconstruirlo entre nosotros, lo primero que debemos hacer es entender que los valores son básicos, fundamentales para todo lo que queramos hacer.

Seamos transparentes, seamos leales con nuestros principios y lo que tenemos que hacer. Hoy, recordamos al general Baltazar Leyva Mancilla, al hombre, al gobernante, al militar, al soldado, a aquel joven, aquel niño que escoltó a Madero como decía Mauricio Leyva.

Y remató: “Era muy convulsionado Guerrero como lo ha sido siempre. Pero, Baltazar llegó en el `45 a gobernar y fue el primer gobernador de 6 años. Hizo la primera presa hidroeléctrica en Colotlipa, construyó una agropista, una carretera que comunica a Guerrero con Michoacán, concluyó la carreta de México a Acapulco con el licenciado Miguel Alemán, le dio una gran promoción a Acapulco.

– Lo recuerdo con mucho cariño y trato en cada acción y cada paso que doy seguir su ejemplo para no defraudarlo.  

Así habló Efrén Leyva.

 

Si tienes una historia, denuncia, fotografía o información para compartir con nuestros editores, escribe a: [email protected] o al Móvil: 045-74-75-09-38-75

Queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, fotografías, audios, videos y logotipos) sin previa autorización por escrito de El Reportero una edición de Editorial Tiempos del Sur S.A. de C.V. Chilpancingo de los Bravo, Guerrero. Implementado por: Happy Web

Ir Arriba