Guerrero

Se viven tiempos violentos

• De los gajes del oficio y la serenidad
• No es psicosis o paranoia; algo va mal
• El poder de unas siglas, ¿evitó algo?

 

Apareció de la nada. Una CVR blanca pegadita atrás. Cedí el paso a dos vehículos, antes de entrar al estacionamiento de un Oxxo cerca de casa. Hicieron lo mismo. Se emparejaron de mi lado.

Todo pasó en segundos. Miraron las portezuelas del vehículo y al mismo tiempo guardé un celular en mi bolsa.

Echaron reversa, sin prisa, ni nada… sin que yo saliera de mi carro.

Ni me fijé quiénes eran, cuántos… ¿Vieron algo que los asustó?

Sucedió a las 7.30 pm. No les di importancia. Compré jamón, jugos y latería. Me fijé en las portezuelas y las siglas MVS Noticias eran visibles hasta para un miope o astigmático.

A la misma hora, sucedió lo de César Armenta Adame, cerca de donde estaba.

No se trata de vivir en la psicosis, ni tampoco en la paranoia. Se trata de gente que usa unidades vehiculares de lujo, y se la pasan “patrullando” las calles. El incidente no valió la pena, ni reportarlo menos.

¿Se equivocaron de hombre? ¿Se asustaron por las siglas de la radiodifusora? ¿Vieron que tomé mi bolsa donde guardo los celulares y pensaron otra cosa?

No hace mucho, en Acapulco pasó algo similar en mi motocicleta. Dos escuincles en un Volkswagen Bora se me cerraron a la altura de la curva de la tolva. Uno de ellos con groserías me exigió quitarme el casco. Me detuve y lo hice. El conductor le mentó la madre a su compañero. “¡Eres un pen…!”

El mozalbete me volvió a insultar y a exigirme que me fuera “alv” … y se dieron el arrancón.

¿Y si en lugar de preguntarme me hubieran dado un tiro? ¿O en la confusión me lanzan el carro y me embisten? ¿Usar casco es peligroso, por aquello de las malditas confusiones?

No me voy a desvelar con estos pensamientos dominicales que a muchos suelen pasar. Lo cierto es que se viven tiempos violentos.

Mi solidaridad con César Armenta y con tantos más que han sido víctimas de esta tragedia llamada inseguridad.

Por lo demás, me atrevo a escribir que se trata de gajes de un oficio.

Al despedirme de mi hijito Rafi, lo hice con mucho cariño y ternura. Guardé silencio de mi episodio. Cené dos sándwiches de jamón y volví a encender la compu. Y aquí estoy, con ustedes, deseándoles buena noche y que descansen.

Si tienes una historia, denuncia, fotografía o información para compartir con nuestros editores, escribe a: redaccion@elreporterogro.com o al Móvil: 045-74-75-09-38-75

Queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, fotografías, audios, videos y logotipos) sin previa autorización por escrito de El Reportero una edición de Editorial Tiempos del Sur S.A. de C.V. Chilpancingo de los Bravo, Guerrero. Implementado por: Happy Web

Ir Arriba